Publicado en Viajes aleccionadores

The missing piece of the puzzle


“Nice to meet you! My name is Narumi Akita”

“Come again?”

“Na – ru – mi”

“Oooh, and where is your name from?”

“It’s Japanese”.

“And do you speak Japanese?”

“No, unfortunately.”

“And have you visited Japan?”

“Not either.”

* Brief silence, followed by an awkward smile *

_________

It has been years and years of responding the same way every time I met someone for the first time. Eventually, I even came to the conclusion that my destiny was to be “name only”. It is not easy to have an oriental name, eyes torn and not “bring them justice”.

A little background…

For those who do not know me, I was born in Asunción; my dad is Japanese, my mom is Paraguayan. Their marriage ended very soon, they separated when I turned 2. I was raised with my maternal family. Due to the difficult context that involved my parent’s separation, I was not able to interact with my Japanese family as much as I would have wanted.

In addition, my grandfather Kaoru died when I was 4 years old so I almost didn’t spend time with him. Although my grandmother Yuuki lived until she was 95, I only had the chance to see her on a few occasions over time. Even so, the love for my Obaachan deeply captivated my heart.

Given these circumstances, I grew up without a big piece in my identity puzzle; with many unanswered questions; curious about my family history; with a lot of love that couldn’t be shared; with certain shame and shyness to get involved in the community of Japanese descendants; and always missing something I never had.

There are those who have great-grandparents, grandparents or parents of other nationalities but never feel the need to dig further into their ancestry. That is not my case. I always had interest and longing for Japan, especially given that I am such a direct descendant. Life, however, took me down another road, where I had to watch “from a distance”, without even learning about the stories behind how and why it was that decades ago my grandparents, together with my father and my uncle, crossed oceans by boat from the Prefecture of Kochi to arrive in Paraguay.

The restlessness

So I grew up, raised and loved by my Paraguayan family, with a silent longing for my Akita-Yamawaki side. Until two events changed everything: a visit and a quote.

The visit

It was 2016 and it had been 15 years since I last saw my Japanese grandmother. There are details I prefer to keep to myself, but the point is that I felt “a push from heaven” in my heart telling me: “It’s time, Naru. You have to visit your grandmother. Arm yourself with courage. Overcome the discomfort and reach out to her to tell her how much you missed her all this time and that you love her. This may be your last chance”.

So I visited her at her home in Paraguay, along with my brother… and it was amazing. Although she was already very old, her smile and her loving eyes of love were the same ones I remembered. Her first words were in Japanese in the midst of sobs, and I did not understand them but I know they meant something special.

We shared an afternoon that I will cherish forever and this was indeed my last chance.

IMG_3141

The quote

In November 2017, a friend invited me to dinner at her home for Thanksgiving dinner, a traditionally American holiday that her family has the great habit of celebrating every year, even though we live in Paraguay.

I exchanged a typical conversation with her father, that initiated like this:

“Do you speak Japanese?”

“No, unfortunately.”

“Have you been to Japan?”

“No, I have not.”

And there, Mr. Chihan replied in a way that caught me completely off-guard:

When time comes and you get off the plane and set foot in Japan … your blood will know”

He – a Syrian descendant – knew what he was talking about. His personal experience gave him enough credibility to express those words with conviction.

Those words chased me for months and once again I felt a push from heaven.

So that it doesn’t hurt so much

“I will not allow myself to feel”: this is the most commonly used defense mechanism when there are issues we prefer to avoid, especially when they are painful, enigmatic or difficult to address. And I felt like this when approaching my oriental roots.

It was not just about setting a goal to speak the language or visiting the country. It was about uncovering memories from my childhood; trying to understand the Japanese mentality. It also meant to travel to the other side of the world to such a different culture, without knowing what it would generate inside, to build my trust and dignity as a Nikkei, and to discover my family tree with its lights and shadows.

But my grandmother’s visit and that quote were the key in my hands to open a transformative door in my life.

“… your blood will know. “

So I started an internal reflection with thoughts like these: “Your blood never left you; your blood has memory; your blood gives you the credentials. There is no such thing as ‘name only’, your mind made up to get away from something that has been calling you for years. Through your veins not only runs a red liquid but also runs a family legacy. It was not a coincidence that you were born a mestiza. Do not deny your blood just because the past hurts and generates uncertainty for the future. An ancestral land is awaiting for you. It will not be easy. This concern will never go away until you are encouraged to cross those 18,000 kilometers and discover what Japan has to reveal to you”.

And I determined myself…

After restless months, I knew I had to do something about it. My first step was to studying Japanese with a Japanese teacher. In addition to the language with its three alphabets (hiragana, katakana and kanji), the classes also included recipes for food, origami, history and culture. Something that had been dormant for years was suddenly awakened in me. Each class with my teacher revitalized me more and I felt challenged like never before. I even set a goal to go to the Tokyo 2020 Olympics, and determined myself to save money.

IMG_8138

So…

After a month, I was notified about the opening of a scholarship to travel to Japan for 10 days for Latin American Nikkeis by the Ministry of Foreign Affairs of Japan – through the Embassy of Japan in Paraguay – for a 10-day trip. The objective was to learn about Japan as much as possible so that upon returning to their countries, each Nikkei could spread culture and learning experiences, using their communication skills.

I am a communicator by profession and I am nissei (second generation), so I met the fundamental requirements. I applied and submitted all the documents, including an essay entitled “Japan has a piece of my puzzle”, replying to the question of why I was applying to this scholarship. It was a very sincere and at the same time risky text. However, if selected, I wanted them to know exactly to what kind of Nikkei they were going to provide the opportunity to visit Japan.

The program included visits to the Imperial Palace and meetings with Japanese government authorities; informative meetings with representatives from the Ministry of Foreign Affairs; discussions with external intellectuals; visits to museums, historical and beautiful sites surrounded by nature, several temples, traditional restaurants, northern prefectures affected by the 2011 tsunami, a sake factory, meetings with JICA volunteers, among other activities.

As I anxiously waited to know whether I was selected for the scholarship or not at the end of August, I received the news that my Obaachan had passed away.

With sadness I went to her funeral on a Monday with my brother. And there was something I did not expect: my father introduced us to his cousin – my grandmother’s nephew – who had come from Japan for a week. His name: Toshifumi Yamawaki (my grandmother’s last name). We had a brief conversation and I told him that if I was selected for the scholarship, two weeks from then, I would be traveling to Tokyo.

As if it were a roller coaster of emotions, on Wednesday of that same week I received a call from the Consulate of the Embassy of Japan: “Hi Narumi. I have good news for you…” said the voice on the other side of the phone.

They had selected me. Me, the “name only!”. This meant that I would join 14 other Nikkei from Latin America, who had competed among hundreds of applicants.

I could not believe it. Less than two months after I had determined myself to learn Japanese and go to Japan, all the doors started to open. However, there was still one additional door to open, a transcendental one.

On Sunday of that same week I went to say good-bye to my uncle Toshifumi at the airport and we agreed that I would stay 5 additional days in Japan at the end of the program, in order to learn more about my family roots. This made a difference in my trip.

“A long time ago in a galaxy far, far away…”

Using Star Wars’ opening lines, that’s how Japan looked like to me. Despite globalization, the Internet, and the experience of having traveled to more than 40 cities in Latin America, Europe, and Africa, I still thought that knowing the land of my ancestors was a “… far, far away” possibility. Yet at the same time so fascinatingly different: in history, in culture, in food, in geography, in language, in religion, in clothing, in social interaction, in work. The closest I had gotten to Japan was whenever I went for lunch or dinner to my favorite restaurant, Hiroshima.

I mention this so that you can appreciate the fact that after so many years of longing, my feet were finally going to reach the Land of the Rising sun. Compared to other Nikkei, I’m relatively young. There are people who hope to travel all their lives. So that helps me to value the experience even more and not take it for granted.

I found myself scrubbing my eyes often when looking at my plane tickets to make sure I was not dreaming.

My family celebrated the news and understood that this was an extremely necessary process for me. My Japanese teacher gave me the biggest smile in the world when she found out. “God’s plan,” she told me. “Why is everything happening at the same time?” I asked her, referring to studying the language, the scholarship and meeting my uncle. And she replied:

Because there is a purpose, Narumi-san”.

How I arrived

Two weeks passed after my grandmother’s funeral and the trip date arrived. I spent 40 hours traveling between layovers and flights to São Paulo, Amsterdam and then Tokyo. I went to the future with a 12-hour difference with Paraguay.

Thanks to technology, today we can see the flight map on the screens in front of our seats and know how much time and how many miles are left to reach our destination. Instead of watching a movie, every now and then I looked at how close I was to the archipelago of islands. And when we finally descended to land at the Narita International Airport, my legs were shaking. “This is real. It’s happening”, I told myself. It was there that I remembered the quote once again: the moment was coming when I would get off the plane and put my feet in Japan.

fullsizeoutput_db4

And I did.

I had 15 absolutely transforming and unforgettable days, so I will need several blog entries to break them down. Believe me, this experience was intense, surprising and deserves to be told in detail. Japan taught me so much. That’s why this is just an introduction, a prologue to my story.

But I don’t want to leave you with a great intrigue, so here is how I felt the day I started the long journey back home:

How I said goodbye

I was in my seat and the plane was about to take off. In that moment, I felt a lump in my throat and my eyes started to get wet. Why? Because the puzzle finally fit and the image was completed.

And, at the same time, as we were moving on the track, a part of my heart was staying. Tears began to fall through my cheeks without being able to contain them.

Japan was no longer a galaxy, far, far away. I no longer felt like “name only”, I no longer felt an intruder, I no longer felt unqualified. I felt complete. I felt found. I felt like family.

To be continued…

Publicado en Viajes aleccionadores

La pieza del rompecabezas


“¡Mucho gusto! Mi nombre es Narumi Akita”

“¿Cómo?”

“Na – ru – mi”

“Aaah, ¿y de dónde es tu nombre?”

“Es japonés”.

“¿Y hablás japonés?”

“No, lastimosamente”.

“¿Y ya te fuiste a Japón?”

“No, tampoco”.

*Breve silencio, seguido de una sonrisa incómoda*

_________

Fueron años y años de responder de la misma manera cada vez que conocía a alguien por primera vez. Hasta llegué a la conclusión de que mi destino era ser puro nombre. Es que no es fácil tener un nombre oriental, ojos rasgados y no “hacerles justicia”.

Un poco de antecedentes…

Para quienes no me conocen, nací en Asunción; mi papá es japonés, mi mamá es paraguaya. Su matrimonio duró poco. Se separaron cuando yo cumplí 2. Me crié 100% con mi familia materna. Debido al difícil contexto que envolvió la separación de mis padres, no pude compartir con mi familia japonesa como lo hubiese deseado.

Además de eso, mi abuelo Kaoru falleció cuando yo tenía 4 años por lo que casi no compartí con él. Y si bien mi abuela Yuuki vivió hasta los 95 sólo tuve la oportunidad de verla en contadas ocasiones a través del tiempo. Aún así el amor de mi Obaachan me cautivó profundamente el corazón.

Dadas estas circunstancias, crecí sin una gran pieza en el rompecabezas de mi identidad; con muchas preguntas sin respuesta; con curiosidad por la historia de mi familia; con mucho amor acumulado y sin entregar; con vergüenza y timidez de involucrarme en la comunidad de descendientes japoneses; y extrañando algo que nunca tuve.

Hay quienes tienen bisabuelos, abuelos o padres de otras nacionalidades pero nunca sintieron la necesidad de hurgar más en su ascendencia. Ese no es mi caso. Yo siempre tuve interés y añoranza por Japón, sobre todo al ser una descendiente tan directa. Pero la vida me llevó por otro camino, donde me tocó mirar “desde la distancia”, sin conocer incluso los detalles básicos de cómo y por qué fue que décadas atrás mis abuelos, junto a mi papá y mi tío, cruzaron océanos en barco desde la Prefectura de Kochi hasta llegar a Paraguay.

La intranquilidad

Así crecí, criada y amada por mi familia paraguaya, con un anhelo silencioso por mi lado Akita-Yamawaki. Hasta que dos acontecimientos lo cambiaron todo: una visita y una frase.

La visita

Era el 2016 y ya habían pasado 15 años desde que yo no veía a mi abuela japonesa. Hay detalles que prefiero guardarlos, pero la cuestión es que sentí una intranquilidad del cielo en mi corazón que me decía: “Es tiempo, Naru. Tenés que visitar a tu abuela. Armate de valor, pasá por encima de toda incomodidad y llegá hasta ella para decirle cuánto la extrañaste todo este tiempo y que la amás. Esta puede ser tu última oportunidad”. Fue así que la visité en su casa en Paraguay, junto con mi hermano… y fue increíble. Si bien ya estaba muy anciana, su sonrisa y sus ojos de amor eran los mismos que recordaba. Sus primeras palabras fueron en japonés en medio de sollozos, y yo no las entendí pero sé que significaron algo especial.

Compartimos una tarde que atesoraré por siempre y que efectivamente fue mi última oportunidad

IMG_3141

La frase

En noviembre de 2017 una amiga me invitó a cenar en su casa por motivo del “Día de acción de gracias” [Thanksgiving], un feriado tradicionalmente americano que su familia tiene la genial costumbre de celebrar cada año, aunque estemos en Paraguay.

Intercambié una conversación con su padre, la cual inició previsiblemente:

“¿Y hablás japonés?”

“No, lastimosamente”.

“¿Y ya te fuiste a Japón?”

“No, tampoco”.

Y allí el Sr. Chihan me respondió de una forma que me sorprendió totalmente:

Cuando llegue el momento en el que bajes del avión y pongas un pie en Japón… tu sangre lo va a saber”.

Él -descendiente sirio- sabía de lo que me estaba hablando. Tuvo una experiencia personal que le daba la suficiente credibilidad para expresar con convicción esas palabras.

Esa frase me persiguió por meses y una vez más sentí una intranquilidad del cielo.

Para que no duela tanto

“No me permitiré sentir”: ese es el mecanismo de defensa que utilizamos sin darnos cuenta cuando hay temas que preferimos evadir, porque son dolorosos, enigmáticos o difíciles de abordar. Y eso representaba para mí el acercarme a mis raíces orientales.

No era sólo ponerme de meta hablar el idioma o conocer el país, sino destapar recuerdos de la niñez; tratar de comprender la mentalidad japonesa. Era también viajar al otro lado del mundo a una cultura tan diferente, sin saber lo que iba a generar en mí, construir mi confianza y dignidad como nikkei, y descubrir mi árbol genealógico con sus luces y sombras.

Pero esa visita a mi abuela y esa frase fueron la llave en mis manos para abrir una puerta transformadora para mi vida.

… tu sangre lo va a saber”.

Así empecé una reflexión interna con pensamientos como estos: “Tu sangre nunca te abandonó; tu sangre tiene memoria; tu sangre te da las credenciales. No existe tal cosa como ‘puro nombre’, esa es una invención de tu mente para alejarte de algo que hace años te está llamando. Por tus venas no sólo corre un líquido color rojo, corre un legado familiar. No naciste de casualidad siendo mestiza. No niegues tu sangre sólo porque te duele el pasado y te genera incertidumbre hacia el futuro. Una tierra ancestral te está esperando. No será fácil. Esta inquietud nunca se irá hasta que te animes a cruzar esos 18.000 kilómetros de distancia y descubrir qué tiene Japón por revelarte”.

Y me determiné…

Meses después de estar intranquila, supe que debía hacer algo al respecto. Mi primer paso fue empezar a estudiar japonés de forma particular con una maestra japonesa. Además del idioma con sus tres alfabetos (hiragana, katakana y kanji), las clases también incluyeron recetas de comidas, origami, historia y cultura. Y se fue despertando algo en mí que lo tenía anestesiado por años. Cada clase con mi profesora me revitalizaba más y me sentía desafiada. Hasta me puse de meta ir a las Olimpiadas de Tokyo 2020, con una determinación de fierro para ahorrar. 

IMG_8138

Entonces…

Un mes después de iniciadas las clases, me avisan sobre la apertura de postulación de una beca para nikkeis latinoamericanos por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón -a través de la Embajada de Japón en Paraguay- para un viaje de 10 días. El objetivo era conocer lo máximo posible sobre Japón para que a la vuelta a su país, cada nikkei difunda la cultura y los aprendizajes, a través de sus habilidades comunicacionales.

Soy comunicadora de profesión y nissei (segunda generación), así que reunía los requisitos fundamentales. Me postulé y presenté todos los documentos requeridos, entre ellos un ensayo titulado “Japón tiene una pieza de mi rompecabezas”, respondiendo a la pregunta de por qué me estaba postulando. Fue un escrito muy sincero y a la vez arriesgado. No obstante, si me elegían quería que sepan exactamente a qué nikkei le estaban dando la oportunidad de conocer Japón. 

El programa incluía visitas de cortesía al Palacio Imperial junto a los príncipes y reuniones con autoridades del gobierno japonés; reuniones informativas con representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores; charlas con intelectuales externos; visitas a museos, sitios históricos y bellos por su naturaleza, varios templos, restaurantes típicos, prefecturas hacia el norte afectadas por el tsunami del 2011, una fábrica de sake, reuniones con voluntarios de JICA, entre otras actividades.

En medio de la ansiosa espera de saber si me elegían para la beca o no, a fines de agosto recibí la noticia de que mi Obaachan se nos fue.

Con tristeza fuimos a su funeral un día lunes junto con mi hermano. Y allí se dio algo que no esperaba: mi papá nos presentó a su primo -el sobrino de mi abuela- quien había venido de Japón por una semana. Su nombre: Toshifumi Yamawaki (el apellido de soltera de mi abuela). Intercambiamos una breve conversación y le comenté que de quedar seleccionada, dos semanas después, estaría viajando a Tokyo becada.

Como si fuese una montaña rusa de emociones, el miércoles de esa misma semana me llamaron desde el Consulado de la Embajada de Japón: “Hola Narumi. Tengo buenas noticias que darte…” decía la voz al otro lado del teléfono. 

Me habían seleccionado. A mí, ¡la puro nombre! De esa manera me uniría a otros 14 nikkeis de Latinoamérica, que habían competido entre cientos de postulantes.

No podía creerlo. A menos de dos meses de haberme determinado en aprender japonés e ir a Japón, todas las puertas se estaban abriendo. Pero aún quedaba una más por abrirse, una trascendental.

El domingo de esa misma semana fui a despedirle al tío Toshifumi al aeropuerto y acordamos que me quedaría 5 días más en Japón al terminar el programa, de modo a conocer más mis raíces familiares. Este hecho marcó la diferencia en mi viaje.

“Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana…”

Valiéndome de George Lucas y Star Wars, así parecía Japón para mí. A pesar de la globalización, de Internet y de la experiencia de haber viajado a más de 40 ciudades de América Latina, Europa y África, seguía pensando en que conocer la tierra de mis antepasados era una posibilidad “…muy, muy lejana”. Y a la vez tan fascinantemente diferente: en historia, en cultura, en comida, en geografía, en idioma, en religión, en vestimenta, en interacción social, en el trabajo. Lo más cerca de Japón que siempre estuve era cada vez que iba a almorzar o cenar en mi restaurante preferido Hiroshima.

Menciono eso para que puedan dimensionar que luego de tantos años de añoranza, mis pies finalmente iban a llegar al país del sol naciente. Y eso que comparado con otros nikkeis, soy relativamente joven. Hay quienes esperan viajar toda su vida. Así que eso me ayuda a valorar aún más la experiencia y no darla por sentado.

Muchas veces tuve que refregarme los ojos al mirar mi ticket de avión.

En mi casa celebraron la noticia y entendieron que se trataba de un proceso sumamente necesario para mí. Mi maestra de japonés esbozó la sonrisa más grande del mundo al enterarse. “Plan de Dios”, me dijo. “¿Por qué ahora sale todo junto?”, le pregunté, refiriéndome a estudiar el idioma, a la beca y el conocer al tío. Y me respondió:

Porque hay un propósito, Narumi-san”.

Cómo llegué

Transcurrieron las dos semanas luego del funeral de mi abuela y llegó la fecha del viaje. Fueron 40 horas entre conexiones y vuelos a São Paulo, Ámsterdam y luego Tokyo. Y me fui al futuro con 12 horas de diferencia con Paraguay.

Gracias a la tecnología hoy podemos ver en las pantallas frente a nuestros asientos el mapa de vuelo y saber cuánto tiempo y cuántas millas faltan para llegar a destino. En vez de ver alguna película, cada tanto yo miraba qué tan cerca ya estaba del archipiélago de islas. Y cuando finalmente descendimos para aterrizar en el aeropuerto internacional de Narita las piernas me temblaban. “Esto es real. Está sucediendo”, me decía a mí misma. Fue ahí que recordé una vez más la frase del padre de mi amiga: estaba llegando el momento en el que bajaría del avión y pondría los pies en Japón.

fullsizeoutput_db4

Y lo hice.

Fueron 15 días absolutamente transformadores e inolvidables para mí, por lo que necesitaré de varios posteos para desglosarlos. Créanme, esta experiencia fue intensa, sorprendente y merece ser contada en detalles. Japón me enseñó demasiado. Por eso esta es apenas una introducción, un prólogo de mi historia.

Pero para no dejarles la intriga, les adelanto lo que sentí el día que emprendí el largo regreso a casa.

Cómo me despedí

Estaba sentada en mi asiento con el cinturón puesto. El avión a punto de despegar. En eso siento un nudo en la garganta y que mis ojos se empiezan a humedecer. El rompecabezas encastró y la imagen se completó.

Y, a la par, mientras nos movíamos en la pista, una parte de mi corazón se estaba quedando. Y las lágrimas empezaron a caer por mis cachetes sin poder contenerlas.

Japón ya no era una galaxia muy, muy lejana. Ya no me sentí puro nombre, ya no me sentí una intrusa, ya no me sentí descalificada. Me sentí completa. Me sentí hallada. Me sentí familia.

Continuará…

Publicado en Viajes aleccionadores

Gracias por recibirnos, Sur del país


Uno no se enamora de su país por libros de texto o por comentarios de terceros; uno tiene que verlo, sentirlo, olfatearlo, descubrirlo, admirarlo, mezclarse entre su gente, empolvarse de él. En resumidas cuentas, ser su testigo presencial.

Decidimos acortar distancias, sentir el palpitar de todo. Sencillamente, acercarnos los unos a los otros.

Fue así que con un grupo de jóvenes, llamado PROtagonistas, fuimos parte de un tour de 48 horas en bus rumbo al sur de Paraguay. ¿La consigna? Conocer emprendimientos que, a través del arte, el turismo y la empresa, desarrollan a la comunidad circundante.

Primer alfiler en el mapa: la tierra de los irreductibles, Tañarandy [San Ignacio, Misiones]. Allí, Koki Ruíz nos abrió las puertas de su casa del corazón: el Teatro El Molino. Koki es un orgullo nacional, Artista con A mayúscula, que teniendo la oportunidad de vivir en París o New York eligió su amado San Ignacio para a través del arte desarrollar su comunidad; el principal responsable de que Paraguay -a través de Tañarandy- sea la tercera experiencia obligatoria en Semana Santa.

Allí estábamos nosotros, en las primeras filas del teatro, listos para escuchar de su boca un mensaje. Extrañamente, él mismo fue el mensaje. Su templanza, su humildad, su pausado hablar, su tranquilidad, su sabiduría y su paz nos mantuvieron fascinados a todos. Él, sentado en su butaquita, empezó a hablar sobre su niñez, sobre los hitos de su vida; luego nos dio una verdadera cátedra sobre historia paraguaya, cultura de los guaraníes, arte barroco, fe, y sobre cómo apasionarse por lo que uno hace. Hasta nos habló de lo que se siente el techaga’u, y cómo nada se compara con desgastarte por el bien común de tu país. Memorable.

Terminada la charla, a escasos kilómetros de allí, paramos para almorzar. En PROtagonistas creemos que la comida = amor. Hay nexos y vínculos que se fortalecen con los demás cuando compartimos un debate, comida de por medio. Es inexplicable.

Luego de la pancita llena y el corazón contento, pasamos al segundo alfiler del mapa: la plaza principal de San Ignacio. El desafío fue realizar charlas socráticas con las personas [y perder la timidez en el proceso]. La idea era preguntar y preguntar hasta “dar a luz” la verdad en los demás. Creo que Sócrates se hubiese revolcado en su tumba si nos escuchaba, jaja, pero logramos el objetivo de acercarnos, interesarnos por los demás y escuchar sus historias. No hubo rótulo de “soy de la capital” o “soy un outsider“, sino de “somos compatriotas”.

Siguiente alfiler del mapa: Misión Jesuítica de la Santísima Trinidad [más conocida como “Las Ruinas”, mote que quieren erradicar], a escasos kilómetros de Encarnación. El sol y la temperatura ideal que nos acompañaron durante el día, dieron paso a la luna llena y al fresquito de la noche. Llegamos a tiempo para disfrutar del show de luces y sonido.

Entramos en grupo, con una guía excepcional, que nos relataba la historia detrás de las “ruinas”, que refrescaba nuestra mente con detalles vívidos e interesantes sobre la convivencia entre jesuitas y guaraníes. Recorrer este lugar tan histórico, con música barroca y sonidos ancestrales de fondo, fue una experiencia única. Si bien el paso de 400 años y el descuido provocaron destrozos y pérdidas en la Misión Jesuítica, pudimos completar “techos”, “paredes” y “recovecos” en nuestra imaginación.

De allí nos llevamos varios aprendizajes. Entre ellos, contamos con guías turísticos de primer nivel [jóvenes]; hay que rescatar nuestra historia y cuidar nuestras huellas, porque tienen mucho que decirnos; viajemos más al interior del país y conozcámonos. Y, por supuesto, la declaración de nuestra guía al despedirse de nosotros: “Acuérdense de que en Asunción no termina todo. En el interior del país hay jóvenes que les pueden sorprender”. Un akâpete para todos. País hacemos de Norte a Sur, de Este a Oeste.

Next alfiler del mapa: Hotel Papillón. Emblemático y remodelado. Para esa altura ya estábamos más cansados que la partera de los 101 dálmatas, pero no íbamos a dormir sin antes disfrutar de una cena deliciosa y del mini-concierto de un cuarteto de guitarras.

El bus estaba presto para salir a las 8.00AM nuevamente. Café aquí, tostada allá, y nos embarcamos rumbo al próximo alfiler en el mapa: Kressburgo, ubicado en el distrito de C.A. López [Itapúa].

Kressburgo es prácticamente una ciudad, pertenece al Grupo Kress, conocidos por sus jugos Frutika®. Visitamos la fábrica, las plantaciones y las oficinas. Impresionante. Sumado a eso, tuvimos el privilegio de ser atendidos por su directiva, Cristina Kress. La persona al frente de todo esto. “Tremenda responsabilidad”, es lo que te pasa por la mente. ¿Y saben qué? Ella tiene 23 años.

Su papá fue quien empezó el sueño, hasta que falleció. Su mamá lo potenció y desde hace tres años, como gran heredera, ella está llevando al Grupo Kress a un nuevo nivel de crecimiento, y en el proceso da trabajo a los pequeños productores aledaños y trae progreso a su comunidad.

Hacer el recorrido de toda la propiedad era casi imposible en el tiempo que teníamos, sólo alcanzamos a ver atisbos del emprendimiento, con Cristina como “guía turística” al frente del bus. Su humildad, su gracia y su capacidad nos sorprendieron.

Llegado el mediodía, compartimos un asado. Las preguntas no paraban de llegar y Cristina, con paciencia, nos respondía cada una de ellas, sonrisa de por medio. Algunos aprendizajes: honrar el legado del trabajo de nuestros padres, creer en el país, arriesgarnos, emprender a corta edad, el dinero no lo es todo, ver los problemas como oportunidades, valorar a la familia, ser diligentes, capacitarnos, trabajar en equipo.

Las horas pasaron rápido, el próximo alfiler del mapa nos esperaba: Encarnación. Así fue que, subimos al bus -abastecidos de varios jugos- y continuamos. Pero, todo viaje esconde sorpresas e imprevistos. Estando casi a mitad de camino, el itinerario fue cambiado. Íbamos a dirigirnos a San Ignacio de vuelta. Koki Ruíz, el artista del primer alfiler, nos había invitado a todos los PROtagonistas a disfrutar de una obra de teatro negro llamada “Qué bella noche”.

Esto fue lo más sorprendente. La directora era su joven hija, Macarena Ruíz. Logramos llegar 10 minutos antes del comienzo. Desde la “Bella Notte”, la luciérnaga enamorada de una estrella, hasta el “Oh Happy Day!”, desde el baile de las africanas hasta el “When the Saints Go Marching in”; desde la habanera hasta el “New York, New York” de Liza Minelli; desde el “Cascanueces” de Tchaikovsky hasta el baile chino, árabe y ruso… todo fue fantástico. Creatividad, juventud y talento.

Este tipo de teatro juega con las luces negras y los vestuarios coloridos, lo que no te permite ver caras y muchos detalles. La obra terminó con un can can y con luces “normales” que revelaron ante nuestros ojos al elenco jovencísimo. Todos fuimos parte de la ovación. Aprendizaje: jóvenes artistas, los necesitamos. ¿Quién mejor que ustedes para tocarnos el alma y para inspirarnos como pueblo?

Eran las 9.30PM. Asunción y las responsabilidades nos llamaban de vuelta. Fin del tour. El par de horas que teníamos en el bus lo aprovechamos para tertuliar, para hablar de nuestra resonancia, del eco que hizo en nosotros el viaje. Surgieron agradecimientos, valoraciones, impresiones, moralejas y hasta subastas [chiste interno].

Retornamos embarazados de un sueño. “¿Cuál es el sueño?”, me preguntarán. Bueno, tengo una compañera en el grupo PROtagonistas, a quien valoro muchísimo y que cada día me sorprende más. Su nombre es Linda Vera [18]. Lean lo que escribió con respecto a este viaje, sobre todo, teniendo en cuenta su edad:

“Me llevo la fortaleza de darme cuenta una vez más que como paraguayos y paraguayas sólo nos hace falta creer en nosotros mismos, identificar potencial donde nos dicen que no hay; generar compromiso alrededor de una idea, fomentar la participación de todos, involucrar, sumar, animar y entregar nuestro trabajo con amor hacia los demás con compromiso, trabajo y fe, fe en lo que uno cree, fe en quienes nos acompañan y fe ¡en algo más grande que nosotros!”

“Aquí nos ven como un país corrupto, con desigualdad social, con baja calidad en la educación, con crisis políticas, con democracia débil y con tanta atmósfera negativa. EN EL SUR hay personas que creen que son PROTAGONISTAS de su realidad y de la transformación de ella”.

“Este viaje inspira la idea de seguir creyendo en nosotros mismos y darnos cuenta de que EL PARAGUAY en verdad es el secreto mejor guardado de América Latina, aquí todo está por hacerse, depende de nosotros sumar, y llevar allá donde ya no crean en nuestros tres colores, la esperanza de que ¡¡sí se puede!!”.

“Estoy agradecida por tantas atenciones y por mostramos ese país que a veces pensamos que no existe, la hierba crece de noche… ¡¡el Paraguay se levanta!! Sigamos creyendo PROTAGONISTAS”.

¡Gracias por recibirnos, Sur del país!

PD: créditos de las fotos a Octa y Robert.

Publicado en Viajes aleccionadores

Olfatear gente


Algunos me suelen preguntar, ¿de dónde te vienen las ideas para un post? Respondo: de todos lados, hasta de la toalla de un hotel. Sí, leyeron bien. Atájense.

Viajé este fin de semana a Encarnación para el casamiento de mi prima. Aunque a veces resulta cansador, viajar en ruta tiene su encanto y su desestrés. Para quienes estamos encerrados entre cuatro paredes gran parte de nuestro tiempo, resulta catársico que el sol te encandile, ver cerros, verde, vacas, jaguas, tajamares y tener sobre la mesa la milanesa de surubi de Villa Florida [con una ensalada mixta y un limoncito al lado]. Por motivos laborales, ya en febrero había recorrido 1000 kilómetros por el interior del país y fue una experiencia única. Ahora volvía a repetir una parte de ese trayecto en la Ruta I, pero con el pelotón familiar. Nos hospedamos en un coqueto hotel con vista a la nueva costanera de Encarnación.

Ya acomodada en la habitación, entré al baño [a cepillarme los dientes, aclaro] y al secarme la cara me llevé la grata sorpresa de que la toalla tenía un aroma fantástico, de los que te insta a olfatear [oler con ahínco y persistentemente]. No sé si era perfume, colonia o suavizante, pero de una cosa estaba segura, su aroma era casi adictivo.

Y allí nomás me vino la idea para un apunte de aprendiz: cada uno de nosotros tiene dos capacidades, una es la de emanar un olor personal característico, la otra es la de detectar el olor de otros.

A esa ecuación hay que sumarle el hecho de que el olfato es el que mejor evoca los recuerdos. Es decir, difícilmente se olvide un olor. Las partículas aromáticas quedan registradas en el disco duro de nuestro cerebro asociada a alguna característica: buena o mala.

Verán, esto de detectar olores se da en las relaciones interpersonales también. Hay personas que son como los buenos perfumes: desprenden olores agradables, belleza, personalidad, originalidad y te dejan con un grato recuerdo [y queriendo más]. Otros, sin embargo, transmiten olores desagradables, dan rinitis alérgica [y querés estornudarles], son una mala imitación y te repelen.

Pensemos por un rato: todos nos ponemos perfume|colonia|desodorante diariamente, y estos son como una marca registrada ® que dejamos a la gente al pasar. ¿Y qué sensación les generamos con nuestras conversaciones y con nuestra interacción? ¿Les hacemos huir o les fascinamos? ¿Les dejamos intoxicados o embelesados? ¿Qué aroma transmitimos como personas?

Más vale el buen nombre que un buen perfume, Eclesiastés 7:1

Finalmente este versículo bíblico me hizo reflexionar en que no importa cuánta fragancia [de las más caras] nos apliquemos. La que más relevancia tiene es la que llevamos por dentro, la de nuestro nombre, nuestra reputación y personalidad. Esa es la que trasciende, y esa es la que todos recuerdan… o quieren olvidar.

Publicado en Viajes aleccionadores

Amé ese día


Ni siquiera lo planeamos mucho. Nos subimos al auto y manejamos hasta la ciudad de Areguá para desconectarnos de todo y de todos [aunque admito que actualicé mi status de Facebook varias veces, jeje].

Experiencia fantástica: numerosas tiendas de cerámica, artesanía, sitios históricos, museos, exposición de pinturas, iglesias antiguas, bibliotecas, Cerro Koi, Estación Terrena, asado al tatakuá con sopa paraguaya y ñoquis, caminata, lago Ypacaraí, fresquito, verde por todos lados, convento de Carlota Palmerola, estación de tren, y por supuesto: FRUTILLAS.

En 6 horas hablé con varias personas y miré fascinada cada rincón de Areguá. Era miércoles 29 de setiembre. Un feriado. Me parecía raro que mi celular no sonaba, que no tenía en la mente un pendiente que entregar, un lugar al que asistir, un compromiso que cumplir. Nada de eso. No había deadlines, ni exigencias, ni tareas. Hermosa sensación de tekoreísmo.

Últimamente los fines de semana ya no son tanto sinónimo de descanso o tiempo familiar. Para mí al menos. Nos llenan y nos llenamos de actividades. Y si decidimos faltar a algunas de ellas nos sentimos culpables por la irresponsabilidad y terminamos no disfrutando plenamente lo que decidimos hacer a cambio. Hasta Dios descansó el séptimo día, valga la aclaración. Quizás nos dejó un ejemplo importante al hacerlo.

Amé ese día en Areguá. Porque pude disfrutar tranquilamente con mi familia, sin presiones. Todo podía esperar. Vivimos el momento y nos alegramos por las pequeñas cosas.

Esta ciudad es hermosa, pero más hermosa fue la actitud nuestra. Ya lo dice la frase de Marcel Proust: “El verdadero viaje consiste no en buscar nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos”.

Mi felicidad a 29 Km de Asunción

Quiero volver…

Publicado en Viajes aleccionadores

Crónica de mi viaje posadeño


Prepárense para un largo relato cronológico de mi estadía por Posadas este fin de semana. Si bien los detalles a veces resultan aburridos, espero que puedan leerlo como una historia aleccionadora, espero que me acompañen hasta la “última estación del tren”. En medio del relato encontrarán héroes anónimos, historias de mujeres ejemplares, homenaje a los valores familiares, la belleza de la unidad, la hospitalidad, la fuerza de un legado, el génesis de amistades, la felicidad de ganar, la entereza al perder y el valor de consejos sabios.

El pasado viernes a las 00.30, en medio de una molestosa llovizna y una sensación térmica de 7ºC, me subí al ómnibus de La Encarnacena™ rumbo a Posadas, Argentina. Estaba acompañada de Adri y Vero, mis compañeras de equipo de basket del Club Olimpia.

Este viaje no resultaba novedad para nosotras, ya habíamos ido varias veces a la capital de la provincia de Misiones para disputar torneos deportivos con Olimpia. La diferencia era que esta vez jugaríamos en categoría de refuerzo para el Club Atlético Bartolomé Mitre, un equipo posadeño. Parecía buena oportunidad, pero debido a otros compromisos y a la sobrecarga de trabajo, casi-casi no fui. Aún así, algo dentro de mí me impulsaba a intentarlo más; presentía que ésta sería una linda experiencia y que POR UNA VEZ dejara el peso de las responsabilidades a un lado.

No pensé defender otros colores que no sean el blanco y negro, pero me encantó pertenecer por un fin de semana a este equipo

Mi amigo José “Coco” Agüero me dijo una vez que en el blog escribo sobre la profundidad de lo cotidiano. Esta no es la excepción. Sin buscarlo intencionalmente, los aprendizajes empezaron a venir a mí y no los dejé pasar desapercibidos. “Tomé fotografías” durante toda mi estadía y este post es un álbum de esos momentos. Los detalles en las personas y las historias del lugar me dejaron fascinada.

Sigamos con la crónica. Después de 6 horas de viaje, al llegar a la terminal de Encarnación nos tomamos un café con leche caliente y tostadas en un restaurant aledaño para combatir el frío, mientras amanecía y llegaban nuestros anfitriones. Así fue que, conocimos al Profe Juan [nuestro DT] y a Claudia [la capitana del equipo]. Desde el primer instante sentimos la calidez de la bienvenida. Fuimos puestas al tanto de la situación del equipo y cuál sería nuestra función: la complementariedad. No veníamos a “robar” un puesto o a quitar la titularidad de alguien con más trayectoria, veníamos a sumar, a ayudar, a sudar la camiseta con el resto del plantel.

Mientras cruzábamos el puente San Roque González de Santa Cruz -tendido sobre el río Paraná- y llegábamos a la hermosa Posadas, pensé “Espero que podamos cumplir con las expectativas y cuando crucemos este puente de vuelta vayamos con la ‘misión cumplida‘ a nuestros hogares”.

Luego de un breve traslado, llegamos a la casa que nos cobijaría como huéspedes: la casa de la mamá de Claudia y de Lorena [hermana de Claudia]. La señora vivía sola en un departamento. Su esposo había fallecido recientemente y había bastante espacio libre para usar. Realmente se percibía todavía en el ambiente una tristeza y un luto por la partida del señor Luis “Japonés” Martin, aunque fusionados con gratos recuerdos narrados cada tanto por sus hijas y su esposa.

Lo primero que hizo la señora fue entregarnos la llave del depto y darnos la libre potestad de entrar y salir a piacere.  Eso me impresionó, tratándose de completas desconocidas hasta ese momento. Su voto de confianza me habló muy bien de ella. ¿Conocen esa clase de personas que encarnan “Mi casa es tu casa”? Bueno, he aquí una de ellas.

A las primeras integrantes del equipo que conocimos fueron a las hermanas Claudia y Lorena, como ya les había mencionado. Ambas mujeres trabajadoras [de sol a sol], madres devotas [una de cuatro, la otra de dos], esposas dedicadas, apasionadas en todo, simpatiquísimas y dignas herederas del legado deportivo del padre. Cada gesto que tuvieron hacia nosotras fue loable. Nos abrieron las puertas de sus casas y de sus corazones, nos contaron sus historias [mate amargo y facturas de por medio], nos llevaron a almorzar un exquisito bife de lomito [un must do en Argentina], nos cocinaron pizza casera con mucho cariño y a pesar del cansancio del día. En otras palabras, nos malcriaron, jaja. 😉

Luego está el Profe Juan. No es muy c0mún, al menos en Paraguay, que tu entrenador se acerque a saludarte/felicitarte/alentarte de una manera tan personal. Al terminar el torneo, y tras perder la final, él nos buscó a mis dos compañeras y a mí y nos expresó palabras que se notaron que fueron muy sinceras. A mí me dijo algo que me caló hondo y creo que es uno de los aprendizajes más valiosos que traje en el equipaje de vuelta: “Ser excelente jugadora es importante, pero ser una excelente persona es lo más importante, eso es lo que cuenta, Japo” [apodo por mi ascendencia japonesa 🙂 ], me dijo agarrando mis cachetes y acercando su cara a escasos centímetros de la mía. Y es así:

El deporte termina tarde o temprano, el carácter perdura para siempre.

Un contra-ejemplo en ese sentido es Sol Dorado, el club archirrival de Mitre, que es portador de algunas jugadoras mala leche que empañan su buen juego por su intención de lesionar y de hablar con guarangadas. Mis compañeras y yo tenemos unos cuantos chichoncitos que lo atestiguan 😦

Volviendo a los lindos gestos, aquí va una de mis historias favoritas. La de un héroe anónimo del Club Mitre: Pedro o más conocido como Pedrito. ¡Un señor taaaaan bueno y atento! Él era el ayudante del profe, el que nos hidrataba durante el partido, el que nos secaba el sudor de la cara con su toalla de una forma tan atenta, el que nos daba el abrigo para no enfriarnos [tuvimos bajas temperaturas todo el tiempo allá], el que limpiaba la cancha después de que todos los equipos, árbitros y espectadores se retirasen.

“¿Cómo amaneciste, Pedrito”, le pregunté una mañana. “Bien, bien. Estuve limpiando anoche hasta las dos de la madrugada para que hoy esté todo en orden. Repasé la cancha. Ordené las sillas y tiré toda la basura que quedó en las graderías. Luego fui a casa caminando, acá a unas 10 cuadras, pero estaba fresquito y lindo el tiempo para caminar”, me respondió.

Me quedé mirándole y pensé “quizá nadie se da cuenta de que la cancha hoy amaneció impecable y de que Pedrito tuvo pocas horas de descanso. Nadie se percata de que en los vestuarios los equipos siempre están listos y ordenados por números, de que el agua está disponible, de que tras todos esos detalles hay un hombre [cerca de los setenta y algo] que silenciosamente hace su labor MUCHO MÁS ALLÁ de las retribuciones… y que lo hace con la mejor actitud. Héroe anónimo. Se cumple el versículo bíblico “Lo que se siembra, se cosecha”, porque ahora Pedrito emprenderá la aventura de una nueva y mejor etapa laboral y seguro que cumplirá su trabajo con la mejor predisposición.

Por una cuestión de tiempo -del lector- y de espacio, no podré dedicar un reconocimiento a cada una de las compañeras de Mitre. Pero créanme que de todas me llevo un lindo recuerdo y un rasgo destacable de su personalidad. Desde la más extrovertida hasta la de pocas palabras. Desde la que más minutos tenía en cancha hasta la que quizá no tenía oportunidad de ingresar a jugar pero alentaba desde el banco. Observé actitudes y reacciones muy buenas.

Argentinas y paraguayas unidas y jugando juntas. Lo lindo del deporte

¡Y aprendí a tomar MATE! Quienes me conocen bien saben que JAMÁS tomo mate, pero me intrigaba que el 100% del equipo sí o sí lo hacía, entonces por una cuestión de influencia grupal yo también quise, jaja. Me resultó amaaaargo y lentísimo tomaba porque me quemaba la lengua, pero después le agarré la onda 🙂 ¿Tomaría un mate de vuelta? Eeeeeeh, sólo en Posadas, jaja.

Bueno, todo viaje tiene su tiempo de relax. El Posadas Plaza Shopping, ubicado en una esquina céntrica, fue una opción. Recorrer cada cuadra del centro también fue catársico. La arquitectura de las plazas y las iglesias es muy interesante, la zona de la costanera es como la más moderna, y los cafecitos son de lo más coqueto [ideales para una pausa en el día]. No tuve tiempo para leer, lo cual es rarísimo, pero haciendo honor al post “¿Leer personas?”, estuve leyendo bastaaaaaaaante, if you know what I mean.

En lo que respecta a la tradición basquetbolística de Posadas, diría que es bastante fuerte y la gente recurre a la cancha. A Mitre le fue bien en el torneo. Creo que, para no haber jugado antes con ellas, pudimos entendernos en la cancha y ganar así los partidos. Llegamos hasta la final, donde lastimosamente perdimos. Los minutos finales dejamos hasta la última gota de sudor en la cancha y marcamos presionando cada centímetro. Logramos acortar distancia, pero el tiempo nos jugó en contra. De todas maneras, les hago una confesión: siendo una olimpista ité, sentí la camiseta de Mitre. La quise honrar, quise respetar su historia y a su gente. Si les mostrase todos los moretones que me quedaron como secuelas, se asustarían, jaja. Pero, valió la pena esforzarse por un club así.

Última anécdota: cuando llegó la premiación, hubo un momento donde se homenajeó al fallecido Sr. Luis Martin [el  del comienzo de esta crónica, el papá de Lore y Clau, el esposo de la señora en cuya casa nos hospedamos, el hermano de nuestro entrenador]. Fue muy emotivo y las lágrimas resultaron simplemente… incontenibles. Nunca conocí al señor, pero vi en familiares y amigos, el legado positivo de su vida. Y en el largo aplauso de la gente se notó lo mismo.

Un momento muy emocionante

Espero que esto no suene arrogante, pero he viajado a lugares más “interesantes”, y Posadas parecería que no puede competir frente a esto. Entonces, ¿por qué el protagonismo y el espacio aquí en el blog? Justamente porque no se trata de la demografía ni de los paisajes idílicos, no se trata de las actividades en sí, ni de la cantidad de cosas que se compran a posteriori; para mí se trata siempre de las relaciones interpersonales, de la gente a la que una conoce, de la riqueza humana que una encuentra.

Simplemente me resta decir que, si algunos de los protagonistas lee esto, sepan que les agradezco por un fin de semana “aparentemente” simple, pero que resultó, para mi sorpresa, en días inolvidables.

Publicado en Viajes aleccionadores

Durante el tránsito


¿Quién no forma parte de esa circulación diaria de personas y vehículos por las calles y principales arterias de la ciudad? ¿Quién no experimentó inhalación de humo de colectivos chatarras, el paso de un motoqueiro escurridizo y veloz, las idas y venidas de peatones distraídos, de conductores de auto que bocinean al nanosegundo de haberse puesto verde el semáforo, de choferes que te pasan de largo justo cuando no ves la hora de estar en casa?

Llámese auto, moto, bici u ómnibus, todos usufructuamos un medio de transporte para llegar a nuestros lugares de rutina. Mi pregunta es: ¿qué hacemos durante ese periodo de traslación?

Hay quienes pegan su cara por el vidrio y contemplan la caótica hora pico, musicalizando ese momento gracias a sus MP3’s o celulares. Otros se echan a dormir porque su trayecto es más largo que ver “Lo que el viento se llevó”; otros nunca encuentran asiento libre en el ómnibus y se la pasan colgados, con varios vaivenes. Los que conducen auto reflexionan sobre la vida durante el rojo de los semáforos y se desestresan escuchando música o, por el contrario, se sulfuran con el tráfico y gritan de vez en tanto: “Mujeeeeeeeer tenía que seeeer” [admito que ya utilicé esa frase varias veces también, jaja]. Otros aprovechan para sintonizar una estación de AM o FM y mantenerse al día con las noticias y novedades. ¿No te suena famosa la frase: “escuché por la radio cuando me iba manejando”?

Los motoqueiros, por su parte, no pueden darse el lujo de filosofar porque  siempre están maquinando por dónde inmiscuirse para quitar ventaja, pendientes de que nadie les choque  y con el cerebro congelado en días de frío [casco mediante y todo]. Y afirmo esto con conocimiento de causa, como ex motoqueira, jaja.

Y ni hablar de ser peatón, es todo un desafío en estos días. Cruzar la calle implica mirar a los cuatro costados y estar listos -por las dudas- para dar un salto de gato sobre el capot de alguien.

Interesada por saber en qué piensa la gente “durante el tránsito”, hice una pequeña encuesta entre amigos y me llevé gratas sorpresas. El testimonio que más me llamó la atención fue el de Alf, quien por motivos laborales debe conducir constantemente al Chaco paraguayo. Me comentó que son prácticamente 8 horas al volante. A él le da tiempo para hacer una maratón filosófica de la vida [ida y vuelta], jajaja.

La conclusión a la que llegué luego de recoger estos testimonios, es que:

Si bien puede haber una atmósfera con ciertas condiciones, cada uno puede crear su propio microclima.

¿A qué me refiero? Pese a lo que experimentemos día a día en nuestro recorrido por las calles, somos capaces de dar características distintas a las de la zona donde nos encontramos. Podemos elegir reflexionar en medio del ruido, cantar nuestro playlist favorito durante la hora pico, no bocinear todo el tiempo o proferir insultos ante cada error de conducción, no dejar que se consuman los minutos/horas como si fuesen tiempo MUERTO.

Esta sección de nuestro día debería convertirse en tiempo bien aprovechado, bien invertido. Quizá sea esa pausa cotidiana que necesitás para ordenar tus ideas, o el pequeño oasis para relajarte; o quizá sea un espacio diario para orar y ser agradecidos con Dios, de entablar una conversación con un extraño o con tu copiloto, una oportunidad para escuchar informaciones útiles o música que edifica, o un momento propicio para la evaluación.

En medio de todo, depende de nosotros crear nuestro microclima. En Arquitectura lo definen como “tener tu propio clima, distinto del clima de la zona”. Así que  aunque toda la zona confabule para que la «temperatura-humedad-precipitación-nubosidad-viento-presión atmosférica-vegetación-topografía» sean nocivos… siempre podemos generar “condiciones atmosféricas” muy diferentes 🙂

Cada uno crea su microclima.

Publicado en Viajes aleccionadores

Las personas primero


Escribo estas líneas desde el aeropuerto de Guarulhos. Gozo de una hora y media libre antes de embarcar. Quiero resumir una conferencia que escuché pero el problema es que debo pensar a la velocidad de la luz porque sólo me restan 13 minutos de batería. Probablemente termine este post en Asunción, cuando esté más descansada y con un enchufe cerca.

Mientras, aquí vamos. No puedo quitarme de la cabeza la ponencia del argentino Bernardo Kliksberg del jueves por la mañana. Admito que tenía altas expectativas, porque ya lo escuché en dos oportunidades en eventos de las Naciones Unidas en Paraguay y siempre me pareció una persona muy ética, locuaz y sumamente inteligente. No decepcionó esta vuelta. Al contrario, fue de lo mejorcito en la Conferencia [www.ethos.org.br/ci2010]. Recientemente -calentito del horno de la editorial- lanzó su libro número 47: “Las personas primero”. Lo escribió en co-autoría con el ganador del premio Nobel de la Paz, Amartya Sen. Ellos reflexionan sobre algunos de los principales problemas del mundo globalizado y examinan las principales soluciones en torno a éstos. El Dr. Kliksberg enumeró 9 escándalos éticos en la actualidad durante su charla y yo traté de ser una esponja. A continuación va lo que me acuerdo [espero hacerle justicia]:

1. El hambre inexplicable

Hay un récord de personas con hambre en el mundo. La cifra escala a 1020 millones. Es decir, 1 de cada 6 habitantes de la Tierra pasa hambre. Desde el punto de vista tecnológico NO HAY EXCUSA para esto. América Latina produce 3 veces más alimentos de lo que necesita y aún así tiene un 16% de niños desnutridos. Para que vean que el hambre no es un problema de producción, sino de distribución. Atiendan bien esto:

Al año se necesitan sólo 30 mil millones de dólares para combatir la pobreza, cuando en armas se gasta 700 mil millones. Irónico.  Inexplicable cómo seguimos teniendo pobreza en el mundo.

2. Sin agua potable ni instalaciones sanitarias

Un ser humano necesita 20 litros de agua limpia por día. Los europeos usan 200 litros y los americanos 400. Un verdadero derroche, mientras en otras partes a la gente no le queda otra que tomar agua contaminada. Alrededor de 200 millones de personas carecen de una instalación sanitaria. Humillante.

3. El trabajo infantil

1 de cada 6 niños en A.L. trabaja en las peores condiciones [suman 17 millones, de las cuales 10 millones son niñas en situación de “sirvientas”]. Por darle un eufemismo: es la esclavitud del siglo XXI.

4. Los déficits en educación

121 millones de niños no van a la escuela. Lo que me lleva a pensar: ¿qué serán cuando sean grandes? Creo que esa respuesta la vemos todos los días en los semáforos.

5. Madres en riesgo

Mueren 400.000 madres por año al dar a luz. El 99% de ellas en países en vía de desarrollo. Esto es totalmente evitable.

6. Discriminación por género

La mujer sigue ganando menos que el hombre, son pocas las que llegan a puestos de influencia y al orden del día están la violencia doméstica [que no se denuncia y cuyos verdaderos números nos podrían asustar] y la cultura machista.

7. Difícil ser joven

En A.L. hay 7 millones de jóvenes desocupados. El 20% está fuera del mercado laboral y del sistema educativo. ¿Dónde están las oportunidades?

8. Cambio climático

Las catástrofes naturales obligaron a 50 millones de personas a migrar. Ya vimos lo que pasó en Haití y en Chile.

9. Las agudas desigualdades

El 85% del capital del mundo están en manos de un 10%. Nada más que agregar.

LAS FALSAS EXCUSAS PARA LA DISPLICENCIA:

  • Los pobres son los responsables
  • Pobres habrá siempre
  • ¿Yo qué tengo que ver?

Todos estos escándalos éticos son superables. Sólo hace falta ÉTICA y ACCIÓN. La crisis reciente en Wall Street que repercutió globalmente, fue por falta de ética. La de Grecia [en la actualidad] también lo es.  Realmente todo lo expuesto por el Dr. Bernardo Kliksberg fue cierto. Me impresionó su solidaridad, su compromiso ético, su humildad y su demostrada capacidad de análisis donde conjuga expertise técnico y conciencia social revalorizando lo humano.

Este señor realiza un aporte inmenso al pensamiento social trabajando por una ética para el desarrollo, que busca remediar las secuelas del pensamiento ortodoxo, que DISOCIÓ totalmente la ética de la economía. Esta ética para el desarrollo busca regresar la ética al comando de la economía. Ese es el camino. LAS PERSONAS PRIMERO; NO EL LUCRO.

No entiendo cómo hacemos tanta repercusión sobre el tema “Crisis financiera” y no nos escandalizamos por la pobreza, la discriminación, la falta de educación, el trabajo infantil, etc. A eso le tenemos que llamar CRISIS también. Y ponerla en tapas de diarios.